Un día para comprometernos por la acción climática

28 Oct 2020

 

 

Cada 24 de octubre muchas organizaciones civiles y ciudadanos realizan eventos, generan conversaciones y divulgan la importancia de enfrentar juntos el cambio climático. Su objetivo es movilizar a la acción global para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que impulsan el aumento de temperatura promedio global en el planeta, que tanto daño está haciendo a los océanos, suelos, a la vida silvestre, a la salud humana, a toda la Tierra y quienes la habitamos.


Y no se trata de que haga más calor en todas partes: el clima está sufriendo profundas transformaciones. Esos gases hacen que el sistema de vientos y la humedad alrededor del mundo provoquen inundaciones o sequías extremas dañando cosechas, afectando la vegetación y a los animales, y propiciando enfermedades en las personas, entre muchas otras cosas. ¿No han oído que el océano ha absorbido nuestro exceso de emisiones de CO2, acidificando y calentando las aguas, lo que ha dañado los arrecifes de coral? ¡Nada más y nada menos que las salacunas donde empieza la vida marina!


¿Y de dónde vienen los gases de efecto invernadero GEI?


El más conocido es el dióxido de carbono, y se emite en el proceso de fabricación o transporte de muchas de las cosas que comemos, usamos y con las que nos vestimos. Entre más productos fabriquemos, más gases emitimos. Por eso todo lo desechable, a lo que le damos un solo uso antes de tirar a la basura, como tantos plásticos que usamos, es tan perjudicial para el planeta. Reducir el consumo y que las cosas sean más duraderas, es por tanto indispensable.


Los GEI se emiten en los vehículos que usan combustibles fósiles como autos, aviones y barcos (sí, esos que transportan mercancías alrededor del mundo). Evitar desplazamientos innecesarios (las video llamadas nos han mostrado que se puede trabajar sin ellos) y preferir el transporte público, disminuye la emisión de GEI.


Estos gases se emiten en la disposición final de las cosas que desechamos, por ejemplo, en los vertederos de basura donde se descomponen los residuos orgánicos, o en los incineradores. Así que una adecuada reducción y disposición de los residuos es urgente. Es el tiempo de compostar y reciclar.


La energía con la que cocinamos, limpiamos o iluminamos nuestros hogares y negocios, con la que cargamos nuestros celulares y computadores también emite gases de efecto invernadero. Desconectar equipo y racionar el consumo es un buen paso para comenzar a reducir nuestras emisiones.


Las centrales energéticas a gas, diesel, carbón e incluso las hidroeléctricas tienen a su haber grandes emisiones. Por eso, una transición a energías realmente limpias es inaplazable para impulsar acciones a favor del clima. ¡Y ojo con el agua que usas y desperdicias! Para que tengamos agua potable es necesario un complejo proceso de captación, bombeo, tratamiento, distribución, almacenamiento y depuración; actividades que necesitan energía que emite gases de efecto invernadero a la atmósfera. Por tanto, cada gota que usas, consumes o malgastas, está contribuyendo al Cambio Climático. Cierra el grifo, ¡cada gota cuenta! Deja de empujar la rueda del cambio climático, ¡actúa ya!


Súmate a la acción climática con una de éstas o varias acciones. Te proponemos las siguientes:

 

  • No uses vehículos que se muevan por gasolina, gas o diesel. Usa tu bicicleta o camina. ¡El ejercicio hace bien!

  • Dile no al plástico de un solo uso: no aceptes cubiertos de plástico en los restaurantes o patios de comidas, carga unos de bambú, metal o madera natural. No más botellas plásticas de agua al ambiente. Carga tu termo y llénalo de agua en casa.

  • Planta un árbol (todavía mejor si ayudas a regenerar y reforestar un ecosistema) y comprométete con su cuidado. 

  • Inicia una composta en casa. Recuerda las 3 R: reducir, reusar y reciclar.

  • Haz una lluvia de ideas con tus amigos en redes sociales para encontrar y seguir las mejores acciones a favor del clima. Y en especial, para pedir a tus legisladores en el gobierno, impulsar leyes que promuevan la transición a energías y tecnologías limpias que reduzcan la huella de carbono y el consumo de agua en los bienes que consumimos. 

  •  Comparte el video animado que acompaña esta información. Necesitamos una bola que ruede por todas partes para que las personas tengan más claro que sí podemos actuar contra el cambio climático. ¡Empecemos a hacerlo ya!

SI QUIERES SABER MÁS

DE ESTE EVENTO, ESCRÍBENOS

¿Qué puedes hacer?

Ver todo