Planeta sano, gente sana

11 May 2020

La pandemia del COVID-19 ha mostrado la vulnerabilidad de la especie humana y ha frenado a amplios sectores de la economía mundial, causando un nivel de sufrimiento incalculable.

Además de afectar nuestra salud, nos ha obligado a un aislamiento que redujo la actividad económica global, y que dejará tan solo en América Latina 35 millones más de personas en vulnerabilidad económica, acentuando la desigualdad en nuestras sociedades.

En las últimas décadas, los seres humanos hemos invadido cada vez más el mundo natural, provocando mayores niveles de contacto con la vida silvestre. Esto ha contribuido a que el número de enfermedades originadas en los animales y transmitidas a las personas haya aumentado drásticamente. Este fenómeno de contagio, conocido como zoonosis, abarca pandemias mortales como el VIH/sida, el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SRAS) y el COVID-19.

El incremento de estas enfermedades también está relacionado con nuestra alimentación, que fomenta el comercio y consumo de especies silvestres y la deforestación debido a la agricultura y la ganadería.

Tenemos la oportunidad de cambiar el rumbo. Las acciones que tomemos hoy para enfrentar el virus pueden ayudarnos a mitigar la crisis climática y de biodiversidad y promover una transición verde. En nuestra riqueza natural yace la cura a enfermedades emergentes, porque solo conservando la naturaleza lograremos tener un planeta sano, gente sana.

SI QUIERES SABER MÁS

DE ESTE EVENTO, ESCRÍBENOS

¿Qué puedes hacer?

Ver todo