Navidad sin desperdicio de alimentos

23 Dec 2020

El cierre del año viene con muchas celebraciones que reúnen a las familias alrededor de la mesa. Y aunque sabemos que en la mayoría de los países de Latinoamérica esas reuniones serán de pocas personas para evitar la propagación del Covid 19, en todos los hogares, se intentará, como siempre, preparar cenas generosas. Pero es importante que no confundamos la abundancia con el desperdicio, y tomemos nota de que detrás de cada alimento echado a la caneca estamos malgastando la energía invertida en producirlo y sumando más gases de efecto invernadero de esa cadena de producción y transporte.

Para esta Navidad, Planeta Sano Gente Sana te invita a tener una mesa con sabrosos alimentos donde nada se desperdicie, y además, a empezar a adoptar una dieta que sea buena para nuestra salud y para la naturaleza.

 

¡Planea como todo un gourmet!

 

Hagamos primero la lista de la compra. Tu país debe tener ingredientes locales increíbles. Apuéstale a una cena distinta y llena de alimentos nativos. ¿Conoces la quinoa, la maca o el amaranto? ¿Sabías que hay papas nativas de colores increíbles? Hay cientos de recetas en internet que puedes intentar para sorprender a la familia con algo original. La premisa: diversidad, cuando incluyes nuevos y distintos alimentos, tu nutrición mejora y propicias que no se tengan que producir tantas toneladas de un sólo tipo de alimento (los monocultivos traen muchas consecuencias negativas para los ecosistemas).

Las frutas y verduras que no tienen la “forma perfecta”, que incluso te parecen feas, son también muy sabrosas. Ponte como meta comprar unas cuantas así, e incluso sobremaduras, ¡evitarás que terminen en la basura! Prepara algo delicioso: unos muffins navideños de banano/plátano y avena con esos que ya están blandos y con manchas oscuras. Un poco de canela, nuez moscada y clavo de olor… dejará a tus comensales felices.

La tradición dice 12 uvas a media noche, pero ¿qué tal un pincho de frutas locales? Si todos comemos uvas se requiere muchísima tierra para lograr cultivarlas e incluso tenemos que importar y traerlas en avión. ¡Las uchuvas también cumplen deseos!

¿Qué bebida vas a dar en la cena? No compres bebidas en botellas plásticas, busca las que vengan en vidrio, o mejor, prepara una jarra de una bebida natural en casa.

 

No compres platos y vasos desechables plásticos para servir. Son lindísimos con esos diseños navideños, pero generan una enorme cantidad de basura. Organiza un juego navideño para decidir quién lava la loza después de la celebración.

 

Navidad es compartir

 

Se generoso y prepárate para repartir. Si tus protocolos de seguridad este año te permiten tener invitados, diles que traigan un recipiente para que lleven a casa lo que sobre de la cena, ellos harán que no se desperdicie nada de comida. ¿Cuántas veces has botado días después, alimentos que sobraron de alguna celebración porque guardaste demasiado? ¡Ojo! Nada de empacar en vinilo plástico que terminará en la basura.

Si este año te fue bien, una manera de agradecer es donar alimentos o dinero a diversas fundaciones que preparan comidas para instituciones de caridad, personas en condiciones de indigencia, o familias desfavorecidas. Averigua en tu municipalidad, seguro encontrarás muchas opciones.

 

Propósito para el año nuevo

 

En todo el mundo o incluso en el barrio de al lado, la dieta es diferente. Depende de nuestros cuerpos, presupuestos, culturas, geografía, estaciones del año y lo que está disponible o al alcance. Sin embargo, hay patrones de consumo positivos para todos, altos en beneficios para la salud humana y con bajo impacto ambiental. Te invitamos a conocerlos en https://planetbaseddiets.panda.org/ y a tener como propósito para 2021, adoptar una alimentación consciente y de bajo impacto para el planeta. Aquí te dejamos cinco pasos claves para que sea un propósito que logres y se vuelva un hábito positivo para el resto de tu vida:

 

1. Elige ingredientes producidos de manera sostenible y sin amenazar la vida silvestre. Investiga sobre la procedencia de lo que comes y quienes los produjeron. Revisa las etiquetas en los productos para buscar sellos de prácticas responsables. Algunos ejemplos aquí: https://www.worldwildlife.org/stories/look-for-the-label-shopping-for-sustainable-food

 

2. Consume más frutas y verduras y menos alimentos de origen animal cuya producción tiene un alto impacto ambiental.

 

3. Come variado, no comas siempre lo mismo, te puedes estar perdiendo de alimentos nativos o disponibles en tu región con variedad de nutrientes benéficos para ti. Que tu mercado tenga variedad de granos, frutas y verduras, nueces y legumbres, y que tenga muchísimo menos azúcar y grasas.

 

4. Intenta concentrarte en frutas, verduras y alimentos frescos que estén mínimamente procesados y tengan menos aditivos.

 

5. Para no desperdiciar alimentos haz una lista de compras y un plan de comidas antes de ir a mercar. No vayas a comprar alimentos con el estómago vacío y evita las compras impulsivas. Congela y etiqueta las sobras ¡y asegúrate de comerlas! Si vas a un buffet, que los ojos no te ganen, puedes calcular lo que en realidad te cabe. Llévate a casa lo que te sobró del plato en el restaurante y prepara una mixtura con arroz al otro día.

 

Pregunta a los supermercados y restaurantes si tienen programas de donación de alimentos. ¡Sugiéreles que comiencen uno si no lo hacen!

SI QUIERES SABER MÁS

DE ESTE EVENTO, ESCRÍBENOS

¿Qué puedes hacer?

Ver todo